Reflexión

1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán,  si oyeres la voz de Jehová tu Dios.

Te has preguntado ¿porque algunos cristianos obtienen las bendiciones de Dios y otros no?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que estas bendiciones están condicionadas a "oír la voz de Dios atentamente, guardar y poner por obra sus mandamientos".

- Las bendiciones nos alcanzan: la palabra alcanzar en este contexto es llegar a juntarse con alguien o algo que va delante. Por esta razón, para que las bendiciones te alcancen debes estar en continuo movimiento. 

Las bendiciones de Dios no son estáticas: si te detienes en el camino, la bendición llega donde tú estás, pero en un momento determinado se va de tu mano porque no caminaste junto a ella. la biblia establece que vamos de gloria en gloria de bendición tras bendición.

- Las bendiciones de Dios transitan por un único camino, (Juan 14:6) y para obtenerla debes estar en el camino correcto (Jesús). En Deuteronomio 28 nos indica “las bendiciones de Dios nos alcanzarán”,  es decir,  que puede haber otras bendiciones que no provengan de Dios. 

En mateo 7:13 podemos ver dos caminos:  "Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan".

Hay cristianos que constantemente cambian de camino. En un momento de su vida se cansan de esperar las bendiciones de Dios y deciden ir al mundo a obtener bendiciones fáciles y rápidas que los lleva a la perdición. 

Sin saber que el  tiempo que están en el otro camino,  posiblemente una de las bendiciones de Dios haya pasado y no la hayan obtenido.

En salmo 73:3 vemos al salmista diciendo: En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos. 

- Las bendiciones de Dios van en aumento: 

Prov. 4:18: Más la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va aumentando en resplandor hasta que es pleno día. Las bendiciones de Dios te alcanzan y van aumentando, llega una caminas con ella y llega la otra etc.

  Recuerda: Las bendiciones de Dios son las que enriquecen y no añaden tristeza con ellas (Prov. 10:22).