VISIÓN:

Ser una iglesia Discipular y Apostólica donde la familia de Dios pueda crecer en amor, alcanzando con un evangelio integral y de Acción Social a los “No Alcanzados”. 

MISIÓN:

Predicar el evangelio a toda criatura, de toda raza y condición social; discipulándolos a fin de consolidarlos espiritualmente y enviarlos a establecer iglesias en las que la principal característica sea el amor expresado en forma integral en la acción social hacia los no alcanzados.

 VALORES:          

En la familia:

  • Instruir al hombre para que ame a su esposa como Cristo amó a la iglesia, siendo el responsable de la vida espiritual y emocional de su familia, así como también de la provisión económica para todas las necesidades físicas y de desarrollo intelectual de la misma.
  • Enseñar a la mujer la Palabra de Dios a fin de que desarrolle un espíritu afable y apacible que se manifieste en una conducta casta y respetuosa hacia su esposo y coopere en la construcción de una atmósfera de amor en el hogar, en el cual los hijos reciban un modelo bíblico y funcional de la familia.
  • Instruir al hombre y a la mujer para el desarrollo de una sexualidad sana que permita preservar la multiplicación de la especie humana, guardando y respetando los diseños establecidos por Dios en su Palabra.
  • Instruir a los niños en el camino del Señor Jesucristo de manera que en ellos se afiancen los principios bíblicos, que sirvan como rectores de conciencia y guíen todos sus actos en su vida adulta.

 

En la sociedad:

  • Estimular al hombre y a la mujer a capacitarse en una profesión u oficio que le permita sustentar su vida y la de su familia de una manera digna; aportando con su trabajo el desarrollo de una nación próspera, donde a través del empleo se cultive al ser humano en las virtudes de la paciencia, la perseverancia y la fidelidad.
  •  Afirmar en el corazón del hombre y de la mujer el respeto por los símbolos patrios, estimulándoles a ser actores en los derechos y deberes cívicos de la nación, respetando las leyes y a todas las personas puestas por Dios  en eminencia.
  • Enseñar al creyente a respetar a las personas en sus diferentes profesiones de fe y religión, colaborando así a una convivencia armónica que permita una sociedad caracterizada por la paz entre los hombres.
  • Colaborar en la preservación del matrimonio instituido en las Sagradas Escrituras como fundamento de la familia, componente principal del nucleo social.

 

En la iglesia:

  • Discipular al creyente en las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo, a fin de que a través de la intimidad con el Espíritu Santo, pueda arrojar el fruto de una vida caracterizada por los valores y principios morales que la biblia establece.
  • Promover la meditación de las Sagradas Escrituras, la oración, el ayuno y la koinonía entre los creyentes, con el fin de producir un carácter que refleje la santidad del Señor Jesucristo en ellos.
  • Instruir al presbiterio y ministros asociados a manejarse de una manera ética y transparente en la administración de los bienes y recursos financieros de la iglesia.
  • Orientar a la pastoral de la iglesia a una vida de intimidad con el Espíritu Santo que le permita preservar el corazón de toda avaricia y vencer las tentaciones y concupiscencias  de la carne.
  • Instruir a la pastoral y a los ministros de culto en el trato con la feligresía a efectos de que el mismo esté caracterizado por la sensibilidad y la ética moral cristiana.